En el universo viajero

enero 9, 2018

Algunos de los atractivos más importantes de Nicaragua, como su producción artesanal de habanos, el ecoturismo que atrae a miles a sus bosques, volcanes y playas y sus inigualables pieles de ganado vacuno, sirvieron como inspiración para el desarrollo del concepto de diseño de este espectacular espacio de Duty Free recién inaugurado.

Situado en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, en Managua, Nicaragua, justo frente a la puerta de abordaje de Copa, este espacio de Puerto libre de 900 metros cuadrados fue diseñado por la firma guatemalteca Studio Domus.

“El cliente nos abordó con un programa de necesidades muy ambicioso, porque además de la tienda de productos libres de impuestos, quería un restaurante de tenedor, un bar y una sala de viajero VIP para los clientes de Flor de Caña”, explica el arquitecto Mauricio Barillas, director del estudio, reconocido entre otros proyecto, por el diseño de Forum, el edificio de oficinas corporativas y comercio que actualmente se construye en zona 10. “Debimos acomodar nuestro trabajo a varios requerimientos técnicos y de espacio.

Quizá el más complicado fue ocupar un área de triple altura que debía de verse y sentirse agradable para los visitantes. A la vez, las restricciones del Aeropuerto nos obligaron a colocar un piso elevado en todo el local para no perforar la losa con ninguna instalación”; agrega el arquitecto.

La firma guatemalteca mantiene una filosofía de diseño que los lleva a buscar, antes de cualquier cosa, un concepto de diseño para cada proyecto, algo que lo haga único, distinto, y que le de sentido y pertenencia.

“Decidimos investigar acerca de Nicaragua con el propósito de encontrar una idea que fuera lo suficientemente abstracta como para poder unir todo el programa. Así descubrimos que el país sobresale por sus pieles, ellos hacen un excelente trabajo en el proceso de curado de las pieles de ganado vacuno”, continúa Barillas.

Según el arquitecto, Nicaragua también posee una de las producciones mas exclusivas de habanos del mundo, que aun conserva su proceso artesanal de manufactura. Además es visitada por un sinfín de extranjeros que buscan el ecoturismo que se lleva a cabo en sus playas, volcanes y bosques.

“Estos elementos nos permitieron definir una paleta de colores cálidos, conformada por diferentes tonalidades de café-cuero, tabaco y madera. El proyecto completo se desarrolla con materiales y texturas en esos colores”, dice Barillas.

EL ESPACIO DE PUERTO LIBRE ES UNO DE LOS MÁS AMPLIOS DENTRO DEL AEROPUERTO.

El diseño del lugar responde entonces a las características principales de los tres elementos protagónicos del concepto, los cuales se desarrollan ampliamente dentro de la naturaleza.

“Por eso el bar expresa de manera abstracta el bosque. A la vez, los ambientes se integran en uno solo para dar sentido de amplitud y transparencia al espacio global.”, explica Barillas, mientras destaca que algunos de los materiales que sobresalen en el puerto libre son los pisos vinílicos, el PVC para los recubrimientos de madera y los cueros de los sillones en la sala VIP.

El espacio de Duty Free es uno de los más amplios del aeropuerto, así que el reto era que los viajeros se sintieran atraídos a visitarlos o reunirse dentro de las instalaciones. “Desde su reciente apertura, la respuesta de los visitantes ha sido muy positiva. Se puede observar fácilmente que conseguimos una solución arquitectónica de carácter internacional”, concluye el arquitecto.

LA ARQUITECTURA DEL LUGAR ESTÁ CONFORMADA POR UNA PALETA DE COLORES CÁLIDOS.

 

Por Redacción HABITART

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply