Nada previsible

enero 25, 2018

El nuevo Saúl Madero, diseñado por los creativos y coloristas arquitectos de taller Ken, se propone ser un oasis dentro de una de las calzadas más caóticas, contaminadas y transitadas de la ciudad.

Uno de los retos más importantes que asumieron Inés Guzmán y Gregory Melitonov, fundadores del cada vez más reconocido Taller Ken, al aceptar el encargo de diseñar un nuevo Saúl Bistró en la Calzada Roosevelt fue que sobresaliera en medio de innumerables vallas publicitarias y, de paso, se convirtiera una sátira de esa publicidad sin medida que domina la vía pública de la capital.

“El punto de partida para el diseño fue precisamente capturar el ojo de la gente desde el tráfico y experimentar un espacio antagónico a ese exterior tan caótico. Y eso es, un oasis para que la gente escape del tráfico o haga una parada, por eso el interior tiene muchos elementos de los típicos patios de las casas de la zona 1, además de palmeras- para lograr el efecto oasis- y mucha vegetación”, explica Inés, quien decidió con Gregory establecerse en Guatemala y fundar el estudio en 2013, después de trabajar juntos en proyectos tan ambiciosos y globales como los de la oficina del ganador del Pritzker Price, Renzo Piano, en Génova, Italia, o como miembros del equipo de diseño del Whitney Museum del bajo Manhattan, en Nueva York.

OTRO DE LOS PROYECTOS ICÓNICOS DE GUZMÁN Y MELITONOV ES ALESSA DESIGNS EN FONTABELLA, UN PROYECTO DE PEQUEÑA ESCALA QUE PROPONE ESPACIOS Y MATERIALES POCO COMUNES PARA UNA JOYERÍA.

“La estructura es muy alta porque quiere, además de llamar la atención desde fuera, acoger la abundante vegetación. Las bajantes pluviales del techo están conectadas con cinco tinacos expuestos, donde se recolecta el agua de lluvia para regar las plantas”, agrega Gregory, originario de Estados Unidos.

El restaurante de 400 metros cuadrados, con capacidad para atender a 144 comensales fue nombrado por la cadena CNN como uno de los mejores del mundo a finales del año pasado. Su diseño es ideal para la celebración de eventos grandes o medianos, pues como decíamos, la idea es que el visitante se sienta en un patio exterior aún y cuando esté dentro.

“La estructura metálica, relativamente liviana, envuelve el cubo de los carros, el cual fue diseñado para que no fuera necesario utilizar aire acondicionado. Es más, la cantidad de luz natural y de aire que entran en el ambiente facilitan una temperatura interior agradable”, continúa Gregory, mientras señala que los pisos del restaurante son en tonos verdes y rosados para mantener el espíritu fresco y de patio y la sensación de estar en un espacio verde.

EL RESTAURANTE, NOMBRADO POR LA CADENA CNN COMO UNO DE LOS MEJORES DEL MUNDO A FINALES DEL AÑO PASADO, TIENE 400 METROS CUADRADOS Y SIENTA A 144 COMENSALES.

Saul-Madero-4
« 1 of 4 »

 

“La paleta de colores que utilizamos es suave por el mismo motivo”, dice Inés. El dúo centra su labor, especializada en proyectos pequeños como boutiques, cafés, restaurantes e incluso instalaciones artísticas, en el diseño juguetón con relevancia social y cultural, con miras a darle un propósito a su trabajo y dejar una huella positiva, algo que sin duda se refleja en este nuevo spot gastronómico.

Pero la relación de taller KEN con Saúl y sus espacios fuera de serie tiene ya una historia que vale la pena conocer. “El primer proyecto que nos dio reconocimiento internacional fue el bistró de zona 14, un espacio que incorpora elementos juguetones en la fachada y culturales en la pérgola.

Más de mil libras de hilos de colores visten y protegen del sol y regulan la acústica de su ambiente semi exterior”, continúa Inés, mientras Gregory resalta que Saúl Bistro Concepción, también de su autoría, genera polémica porque rompe con los estándares establecidos por el centro comercial, interrumpiendo la apariencia genérica del mismo.

“Con Saúl Madero nos hemos divertido mucho en el proceso. Es una propuesta poco común para un restaurante. Guatemala es un país del trópico pero nuestra ciudad carece de espacios verdes, como equipo creemos que incluir tanto verde y en esas dimensiones ha sido el motivo del reconocimiento internacional”, concluye Gregory.

TALLER KEN GANÓ EN 2016 EL NEW PRACTICES AWARD DEL AIA DE NUEVA YORK, LO CUAL LO LLEVÓ A FUNDAR FUNDAMENTAL, UN PROGRAMA QUE INVITA A ESTUDIANTES DE TODO EL MUNDO A HACER INTERVENCIONES URBANAS QUE DEJEN UNA HUELLA POSITIVA. LA IDEA ES QUE LOS RECIÉN GRADUADOS SE INVOLUCREN EN EL PROCESO COMPLETO: DISEÑO, GESTIÓN, RECAUDACIÓN Y CONSTRUCCIÓN. HASTA AHORA SE HA HECHO UNA EN EL CENTRO CULTURAL MIGUEL ÁNGEL ASTURIAS, Y OTRA EN EL BARRIO GERONA EN ZONA 1.

 

Por Ana Isabel Villela
Fotografía Marcello Gutiérrez

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply