Vida en plenitud

febrero 2, 2018

Los espacios sociales de Bosco 23 Avenida son parte fundamental del proyecto. Sofisticados y llenos de detalles, se diseñaron para ser usados todos los días por sus habitantes como una extensión de su apartamento.

El nuevo Bosco 23 Avenida, ubicado en Vista Hermosa II, en la zona 15, aporta un concepto innovador en materia de edificios residenciales. El proyecto fue desarrollado por Grupo Ciinco y su diseño estuvo a cargo del arquitecto Alfredo Saravia, de la firma Proporción y Escala. “El vecino inmediato es La Herradura, un edificio en el que también participamos en su desarrollo como grupo”, explica el arquitecto Rodrigo Matheu, mientras asegura que su participación en ambos proyectos les ha permitido entender lo que el cliente busca, y mucho de ello es privacidad y flexibilidad en el uso de su residencia, algo que sin duda se logró en Bosco.

El otro valor agregado del inmueble radica en el diseño de sus estupendas áreas sociales, pues, por ejemplo, sus ambientes pueden funcionar simultáneamente sin interferir uno en la actividad del otro. “Los salones sociales que están ubicados en el primer nivel pueden celebrar diferentes actividades al mismo tiempo, gracias a la flexibilidad de uso en el diseño, el cual se llevó a cabo en conjunto con el arquitecto Saravia, el arquitecto Juan Olivero de Olivero & Bland y nosotros, pero también pueden integrarse para un evento más grande”, explicó Matheu. Entre otras amenities, el área también incluye salas de estar específicamente pensadas para adolescentes, en las que pueden escuchar música, leer o convivir con amigos.

Un atractivo más de los espacios sociales de Bosco 23 Avenida es el Bussiness Center, que con la idea de poder tener reuniones de trabajo o tutorías, cuenta con un espacio para proyectar y una mesa de sesiones. Además, ofrece gimnasio totalmente equipado, salón de masajes y deck para yoga. “Los vecinos pueden acceder a estos servicios desde su propio elevador, sin pasar por el resto de áreas sociales”, continúa Matheu. En el tercer nivel se encuentra la piscina, la cual cuenta con espacio para barbacoas al aire libre, área para niños y de descansco y una lap pool de 16 metros. “La idea es que todos los miembros de la familia puedan disfrutar de una actividad en el mismo lugar, aunque tengan aficiones diferentes”.

DISEÑO Y MATERIALES

Maximizar las áreas habitables sin descuidar los conceptos de iluminación, ventilación, amplitud de espacios y privacidad para cada residencia fue el punto de partida en el proceso del diseño, al igual que conservar y promover una buena dosis de áreas verdes. “Utilizamos piedra, concreto expuesto y ventanas de perfil europeo de piso a cielo para aprovechar al máximo la iluminación natural en los ambientes del edificio”, sigue el arquitecto. Los primeros tres niveles de Bosco 23 Avenida están unidos en un solo bloque y a partir del cuarto nivel el edificio se divide en 2 torres con 2 apartamentos por planta. “La torre 1 tiene vistas hacia la montaña de carretera a El Salvador, a los volcanes y al sector de San Isidro y la 2 hacia la ciudad y los volcanes”, dice Matheu. En cuanto a los pisos, en su mayoría son de madera natural trabajada en formato de ingeniería, y en los baños y áreas de servicio la apuesta fue de cerámicos tipo porcelanato. Como decíamos, los interiores de Bosco 23 Avenida se caracterizan por la flexibilidad en su uso. Cada apartamento tiene dos accesos, uno para el residente y sus visitas y otro para el servicio. Además, la cocina puede ser de uso privado o integrarse al área social a través de las puertas pocket que separan ambos ambientes. En cuanto a la composición técnica, el edificio ofrece 4 tipos de apartamentos estándar, distribuidos en dos torres de 15 niveles cada una. Como complemento, en el primer nivel se construyeron 4 casas tipo townhouses de 2 niveles cada una y con jardín privado y 4 penthouses en los últimos 2 pisos de cada torre.

Este tipo de desarrollos de vivienda vertical suman al entorno de la zona, creando armonía y brindando seguridad para realizar actividades al aire libre. “El proceso de diseño duró aproximadamente dos años pero los resultados sin duda valen la pena. Bosco 23 Avenida es un edificio único que promete calidad de vida”, finaliza Matheu.

 

Por Luz Elena Ramírez Porres

Visite www.ciinco.com.gt

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply