Así nacen los clásicos

febrero 19, 2018

Felicidad, bienestar, color y buen gusto son las grandes premisas que la joven diseñadora industrial, Claudia López, intenta transmitir en cada una de las piezas de mobiliario que crea, una rama de su profesión por la que siempre se vio cautivada.

Desde pequeña sintió cierta fascinación por crear cosas desde cero. “Mi mamá me ponía en el piso goma, papeles y botes para que interactuara con los materiales y formara objetos, y me metía a cursos en los que pudiera explotar mi creatividad”, recuerda Claudia López, creadora de las nuevas líneas de muebles Atávico y Venas. Años después, cuando ya le tocaba decidirse por una carrera, tras investigar y evaluar lo que realmente quería, casi como un paso lógico eligió el diseño industrial. “Es interesante darse cuenta cómo un objeto cotidiano tiene un trasfondo enorme… Por ejemplo, un banquito, por más simple que luzca, tiene un estudio detrás, se evalúan aspectos como la altura, que sea cómodo, saber para qué y para quién será…”, agrega.

López asegura que el factor psicológico es importante a la hora de diseñar. Es además fundamental conocer el entorno de las personas, cómo piensan, lo que quieren y lo que las hace sentir bien para producir piezas que al mismo tiempo sean encantadoras y accesibles. “Hoy en día también es imprescindible recurrir a materiales que puedan rehusarse”, complementa la diseñadora industrial cuyo material preferido sin duda es la madera, pues desde niña ha tenido mucho contacto con él y le encanta combinarlo con otros elementos. “Mi abuelito tenía una empresa de fabricación de muebles para dormitorios, comedores y cocinas y siempre me interesé por el proceso que llevaba producir cada pieza”, comenta. Vale decir que con los años, su papá continuó con el trabajo de dicha empresa, de nombre Bormanel, lo cual ha sido muy positivo para la diseñadora a propósito del inicio de su carrera como profesional. “Diseñaba los proyectos de la universidad e iba con los carpinteros del taller para llevarlos a cabo… fue una ventaja desde el inicio de mi carrera”.

LA DISEÑADORA INDUSTRIAL ASEGURA QUE LOS DISEÑOS SIEMPRE SON MÁS DIVERTIDOS SI SE FABRICAN CON DISTINTOS MATERIALES Y COLORES.

1
« 1 of 5 »

 

En 2017, durante la feria de Expo Mueble, Agexport cedió espacio a 16 diseñadores industriales locales para que mostraran sus piezas en El corredor del diseño, y López estuvo entre los elegidos. “Yo tenía varios diseños pero no tenía piezas fabricadas a mi nombre, solo para otras empresas que me habían contratado. Tenía una mesa que hice para una corporación que fue muy bien aceptada, tanto que por esa específicamente me llamaron de Agexport, pero no tenía ni una sola pieza en stock”, agrega, mientras asegura que aquella era la oportunidad ideal para mostrar su trabajo, así que se puso a trabajar y terminó presentando el Banco Vena, que por su mezcla de materiales y colores refleja muy bien su estilo como diseñadora.

“A partir del Banco Vena, a mediados de ese mismo año, decidimos con mis papás crear UNIKO Designs, una división más juvenil, fresca y accesible de Bormanel”, complementa la diseñadora. Luego, en agosto, López lanzó, junto al también diseñador industrial, Mario Sandoval, Atávico, su primera línea de muebles de exportación, compuesta por una mesa de centro de dos piezas, una credenza, una consola de marco, tres maseteros, tres pinturas abstractas y un banco. “Fuimos a Petén a buscar las maderas ideales para cada pieza, a reunirnos con el tallador y a terminar de definir los diseños. Queríamos producir mobiliario que se acoplara a cualquier tipo de espacio, con patrones geométricos y sin perder la técnica ancestral de nuestro país porque era para exportación”, detalla López, agregando que tampoco querían utilizar el textil tradicional de forma común, por lo que aplicaron color con hilos guatemaltecos en las patas, jaladores y borlas de cada pieza de la colección, que por cierto presentaron de manera oficial en la Feria de Antigua. A los pocos meses, la diseñadora sacó su segunda colección, Venas, compuesta por un banco, una fogata y una mesa, muy diferente a la anterior en colores y acabados. “Esta línea es como una continuación del banco que presenté en Expo Mueble, pues sin duda alguna el producto representó una fase para mi carrera, marcó un antes y un después porque a partir de ahí lancé colecciones como tal. Venas me encanta porque a pesar de que son pocas piezas hay mil maneras de combinarlas”, asegura López.

Actualmente, la diseñadora está trabajando en nuevas piezas individuales que además de ser accesibles y funcionales para el día a día, serán productos artesanales con diseños modernos. “Por ahora mis piezas seguirán saliendo bajo UNIKO Designs porque me gusta ser parte de la empresa que mis papás construyeron… Me siento muy agradecida con ellos y quiero inyectar ideas nuevas y más frescas a la corporación”, concluye.

 LA DISEÑADORA ESTÁ TRABAJANDO EN NUEVAS PIEZAS INDIVIDUALES QUE ADEMÁS DE SER MODERNAS, ACCESIBLES Y FUNCIONALES, SERÁN DE FABRICACIÓN ARTESANAL.

 

Por María Fernanda Roca

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply