La resonancia de lo que soy

febrero 19, 2018

Con un ritmo de producción firme, pausado y consolidado, la pintora, escultura y artista gráfica, Mónica Torrebiarte, se ha enfocado en la constante indagación que su trabajo le exige y en mostrar piezas que demuestran el respeto por el tiempo y el descubrimiento.

A los 10 años empezó a recibir clases de pintura y artes plásticas en el colegio, y aunque siempre supo que quería ser artista, fue en ese momento cuando su pasión por el arte comenzó a crecer precipitadamente. “Después de graduarme de la Universidad en mercadeo decidí estudiar arte y en 1989 obtuve la licenciatura en Bellas Artes del Parsons School of Design de Nueva York”, explica la reconocida creadora Mónica Torrebiarte, añadiendo que a esa formación sin duda sumaron mucho los cursos libres que recibió a lo largo de los años con diferentes maestros, como los españoles Rogelio López Cuenca o Sergio Dávila, y el cubano Ibrahim Miranda.

La artista describe su estilo como abstracto, pero enfatiza en que para ella lo más importante está en el proceso creativo y cada una de las fases que conlleva. “Más que el resultado o la obra en sí, me absorbe el desarrollo, la indagación del grabar mismo como la talla en madera, el entintado, la nobleza del papel, la exploración con los materiales, su tacto y su olor”, agrega.

Aunque también ha hecho escultura en piedra, joyería, obra digital, diseño de vajillas en peltre, y murales pintados a mano y con materiales reciclados, entre otros, la técnica que la distingue como artista es la xilografía. “Trabajo a diario, apunto las ideas que tengo, hago pruebas de ideas e inspiraciones hasta que me lleven a algo que realmente me interese, y antes de empezar a crear también visito el lugar en el que la voy a exponer porque eso me da una idea del espacio”, complementa Torrebiarte y asegura que su mayor inspiración proviene de la observación de las experiencias del diario vivir y de la exploración que se entrelaza en la acción de crear, quizá por eso su obra es considerada dentro de los entendidos como sólida y consistente.

LA ARTISTA ASEGURA QUE PRESENTAR PIEZAS EN UN MUSEO ES EMOCIONANTE PORQUE LA OBRA ADQUIERE UN CARÁCTER FORMAL E HISTÓRICO.

SU OBRA

“En 2017 expuse mi trabajo en el Museo Nacional de Arte Moderno Carlos Mérida y definitivamente presentar en un museo es emocionante porque la obra adquiere otro carácter, uno más formal e histórico”, dice Torrebiarte. La artista además ha mostrado su trabajo en solitario en galerías y otros museos y ha participado en más de 60 exposiciones colectivas dentro y fuera del país. Entre las más relevantes vale mencionar Presencia de Guatemala en el Salón de la Plástica Mexicana, La América Precolombina en Estampa en Ecuador, la Bienal del Grabado en Venezuela, Corredor Cultural en Guatemala y Artistas Contemporáneos de Guatemala en México. También colabora exhibiendo su obra en eventos artísticos benéficos como Juannio y la Subasta del Club Rotario de Guatemala.

Entre otros, Torrebiarte ha sido galardonada con la Mención Honorífica en el Concurso Nacional de Escultura en 2002, el Premio Único de Arte Subasta Rotarios en 2003, Primer lugar categoría gráfica de “Arte y Deporte Olímpico” en 2012 y Artista del Año de Funsilec en 2013. “En 2004 también publicaron mi obra en la Revista de la Universidad de San Carlos de Guatemala, que para mi fue otra forma muy especial de reconocer mi trabajo… Cada premio es especial por si mismo y se convierte en momento único en la vida de un artista”, complementa.

A mediados de este año, la artista tiene planificado exponer su trabajo más reciente junto a las también creadoras guatemaltecas Mónica Serra y Rebeca Calderón Pittman en Galería El Attico. “El arte ha sido y siempre será parte de mi vida, es como una resonancia de mi interpretación del mundo y de las experiencias que me definen”, concluye.

LA OBRA DE TORREBIARTE SE ENCUENTRA EN COLECCIONES PRIVADAS DE GUATEMALA, ESTADOS UNIDOS, COSTA RICA, HONDURAS Y MÉXICO; ASI COMO EN EL MUSEO NACIONAL DE ARTE MODERNO CARLOS MÉRIDA Y EN EL MUSEO DIEGO RIVERA EN CIUDAD DE MÉXICO.

 

Por María Fernanda Roca

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply