Días de sol y playa

marzo 23, 2018

Además de práctica, funcional, de bajo mantenimiento y sobre todo, muy bien ventilada, esta casa de playa, diseñada por Amparo Rodas, fusiona una arquitectura contemporánea, interiores vintage, esculturales ranchos con aires asiáticos y toque de colores vibrantes.

“Los propietarios insistieron mucho en que los usos de la residencia no se mezclaran. Con 754 metros cuadrados de construcción, las áreas sociales y las privadas están perfectamente separadas”, explica Amparo Rodas, fundadora de ARC Arquitectura y Construcción, respecto a la estancia ubicada en un exclusivo condominio de la costa sur del país. Su diseño fue pensado para una familia de cinco, pero que gusta de compartir temporadas al sol con la familia extendida y muchos amigos. De esa cuenta, en el área privada se montaron cuatro dormitorios estándar con su baño, y dos master suites con baños, walking clóset y balcón, mientras que la zona para entretener se planificó como un espacio amplio en el que sala, comedor y cocina estuvieran perfectamente integrados. “Era importante que la cocina fuera parte del conjunto porque se ha convertido en el punto de reunión de la casas de descanso”, agrega Rodas, quien también se encargó del diseño de los jardines, la piscina y los ranchos. En cuanto al exterior, el área para recibir también es totalmente abierta y busca integrarse sutilmente a la piscina, que a su vez se fusiona con el canal que pasa por el frente.

En la casa sobresalen ciertos materiales nobles que aportan personalidad y coherencia a los ambientes, como el mármol travertino de los pisos interiores, las gradas de concreto martelinado o el granito blanco de los tops de la cocina, todos en una misma gama de tonalidades. “Me gustan mucho las puertas de diseño minimalista trabajadas en pino tratado que se encuentran por la residencia, sobre todo la de ingreso, la cual lleva color como las del resto de casas de playa que he diseñado, siempre le pongo como sello de mi firma”, continúa la arquitecta, de quien, solo en este residencial, ya se cuentan unas siete puertas en distintos colores.

LA ARQUITECTA AMPARO RODAS SE ENCARGÓ DEL DISEÑO DE LA CASA, LA PISCINA Y LOS JARDINES, ASÍ COMO DEL DISEÑO INTERIOR.

“Elevamos la casa sobre el nivel del terreno para darle una sensación de estar flotando sobre el jardín. Con ello a la vez logramos amplitud visual y mejor ventilación de norte a sur. La vegetación, cien por ciento tropical, es rica y exuberante, considero un must incorporarla a la arquitectura”, continúa Rodas, cuyo diseño geométrico de la piscina, en un solo tono azul para manejar una mejor temperatura y sensación de amplitud, combina perfectamente con el de la casa. “Tiene una orilla que da hacia el canal para que se sienta unida a él… Pusimos especial atención en que el área de niños estuviera incorporada al rancho para que los papás pudieran estar cerca”, explica.

Rodas también se hizo cargo de los interiores de la casa, los cuales describe como de estilo playa vintage. “Los tonos de los muebles son claros para no recargar los ambientes, por eso también la presencia del lino crudo. Los accesorios, en cambio, son muy versátiles, de manera que puedan usarse en varios ambientes”, continúa, mientras agrega que el mobiliario de los dormitorios se hizo en madera reciclada. “En el interior siempre busco tener unas ventanas amplias y cielos lo más alto posible, creo que hacen toda la diferencia”, dice la arquitecta, que ha logrado hacerse de un equipo de trabajo local en la costa para hacer cien por ciento eficiente la construcción in situ. “Me encanta el resultado final, la casa quedó con una volumetría dinámica de líneas rectas y materiales que se integran entre sí. Si pasas frente a ella no puedes dejar de voltear a ver”, concluye.

LA MODERNA PISCINA EN UN SOLO TONO DE AZUL, DE FORMA GEOMÉTRICA, SE INTEGRA PERFECTAMENTE A LA ARQUITECTURA DE LA CASA.

 

Por Ana Isabel Villela
Fotografía Rodolfo Walsh

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply