Arte y espiritualidad, una conexión genuina

abril 20, 2018

Hace unos dos años, en nuestra edición 22, publicamos un artículo sobre Silvia Villanueva, justo cuando comenzaba a dar a conocer su propuesta artística. Hoy, con un espacio bien merecido dentro del medio artístico local e internacional, la creadora vuelve a conversar con nosotros para ponernos al día.

Desde niña mostró interés por distintas ramas artísticas, pues además de ser pintora, durante años se dedicó a la danza y al piano, pero su deseo por desenvolverse específicamente en las artes visuales la llevó a cursar la carrera de diseño gráfico y a especializarse luego en arte y pintura. “También estudié sociología del arte con la curadora Marcela Valdeavellano – Valle y he tenido la oportunidad de estudiar técnicas pictóricas y mixtas con los magníficos Jorge Mazariegos, Carlos Arriola y María André Bartlett”, explica Villanueva, quien participará por primera vez en la vigésima edición de Arte en Mayo.

Con las vueltas que da la vida, Villanueva trabajó más adeltante durante 26 años en el sector bancario, y aunque el arte siempre estuvo presente, no fue sino hasta hace 4 años que se reencontró definitivamente con su pasión, y se volvió primordial en su vida. La artista ha convertido su labor en una fuerza motriz de energía que produce movimiento y sentimiento a través del color. “Los ojos y la mirada son básicamente mi fuente de inspiración, pues permiten interactuar con personas de diversos grupos étnicos y apreciar las distintas formas de ver y entender la vida”, expresa, mientras asegura que antes de realizar una pintura, escucha música mística para lograr que su obra tenga y transmita ritmo.

“DISFRUTO MUCHÍSIMO LEYENDO PORQUE EL CONOCIMIENTO A PROFUNDIDAD DE LAS ARTES ES MI FASCINACIÓN”, DICE VILLANUEVA.

Dibujo, estratificación, collage, texturización, esgrafiado, fotografía y textiles son algunas de las técnicas que la artista domina, pero la mixta es su principal fortaleza. “Me he animado a ir más allá de simplemente aplicar pintura al lienzo para explorar combinaciones distintas y experimentar con nuevas técnicas”, agrega. Los materiales que sobresalen de forma asidua en su obra son óleo, acrílico, barniz, laminados, goma, yeso, resina y esponjas. Al igual que muchos de sus sueños, Villanueva asegura que sus obras hablan en diferentes niveles simultáneamente. “Cuando prestamos atención a los sueños nocturnos y fantasías imaginarias durante el día, el inconsciente proporciona lo que la mente no puede. Por medio de la pintura descubrí una brújula espiritual que se conecta con mi pasión por el arte y alimenta mi deseo de aprender más sobre mí y sobre el inconsciente colectivo”.

EL ESTILO DE LA ARTISTA ES FIGURATIVO Y ABSTRACTO, A BASE DE TÉCNICAS MIXTAS QUE LE DAN SENTIDO A CADA OBRA.

Obra que trasciende

Desde la última vez que la vimos, Villanueva ha participado en más de 20 exposiciones colectivas y ferias de arte, entre las que destacan “Momentos”, una exhibición benéfica del Patronato del templo Santo Domingo en 2014, en la que mostró una pieza que homenajeaba a su madre recientemente fallecida. En 2015 formó parte de una muestra colectiva en la ciudad de Philipsburg, en St. Maarten, la parte holandesa de la isla caribeña de San Martín, con la obra Nostalgia. Y en 2017 participó en Red Dot Art Fair en Miami, donde fue representada por Jorge Jurado de Art Studio Bogotá. “Mis obras se encuentran en colecciones en Guatemala, Antillas Holandesas e Italia, específicamente en el Vaticano, donde también expuse”, afirma.

Los ojos han marcado la vida artística de Villanueva. Ella los describe como el espacio donde brilla la verdadera identidad de cada persona. “Mi proyecto con los ojos me ha abierto puertas inesperadas a nivel internacional, actualmente es mi tema central de trabajo, pues la mirada permite que los demás aprecien las cualidades del alma”, enfatiza. Este año exhibirá su trabajo en Art Basel en Suiza con la Galería Zero de Ámsterdam y además ha sido invitada a participar en distintas exhibiciones y publicaciones internacionales. “Mi propósito es continuar profundizando en mi espiritualidad, aprender de Dios más y más y seguir abriendo mi visión artística”, concluye.

EL SELLO DE VILLANUEVA EN LA PINTURA TAMBIÉN SE CARACTERIZA POR EL USO DE SUS PROPIAS MANOS Y DEDOS

Por María Fernanda Roca

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply