Tres elefantes

abril 20, 2018

Los interiores casuales, modernos e irreverentes de Tres Elefantes, el restaurante que arrasa en el siempre vibrante Cuatro Grados Norte, complementan a la perfección una carta cuidada al detalle cuyo único objetivo es transportar a los comensales a sitios tan lejanos y exóticos como Tailandia, Hong Kong o la India.

Durante uno de esos momentos deci- sivos de la vida, Joaquín, el propietario y chef del restaurante Tres Elefantes, renunció a su trabajo de economista y mercadólogo en una reconocida firma local, y decidió aventurarse un año por España, sacar el curso de “Cordon Blue” y titularse oficialmente como chef. Fue un “cambio de chip”, como él mismo afirma, pero ese cambio le sirvió para tener una perspectiva de lo que quería hacer en adelante.

Al salir de España, Joaquín se tomó dos meses más para recorrer el mundo, aprender de otras culturas y llenarse de conocimientos culinarios para ampliar aún mas sus horizontes. Tailandia, India y Hong Kong fueron los destinos que visitó y la razón del nombre de su res- taurante: tres destinos, tres elefantes. “El elefante en esos lugares de Asía tiene un significado emblemático y sagrado, yo quería que el nombre fuera original y hasta “chilero”, y que fuera fácil de recordar”, dice.

NO SOLO QUIERO LLENAR PANZAS, SINO EMOCIONAR EL CORAZÓN DE LOS CLIENTES”, JOAQUÍN, PROPIETARIO Y CHEF DE TRES ELEFANTES.

Con un estilo casual, moderno e irrev- erente, Tres Elefantes es un concepto diferente que respeta la tradición que hay detrás de cada plato y sus ingredi- entes. Por eso Joaquín quiso romper los paradigmas de la cultura gastronómica del país, los mismo que en el servicio, promoviendo que sus meseros, jóvenes y dinámicos, hagan de la estadía de los clientes toda una experiencia que reta y cuestiona el “status quo” de lo que el guatemalteco espera en un restaurante. Su objetivo fue traer a Guatemala una buena versión de la comida india, tailandesa y china que conocieron. “Es como contar una historia de sabores, colores y texturas desconocidos en el país”, asegura el chef. Al entrar al restaurante, lo primero que llama la atención es el mural gigante, lleno de color y vida, protagonizado por tres elefantes colgados de la tela de una araña, una obra original y muy bien lograda, que a su vez contrasta con una lámpara de grandes dimensiones hecha de tubos rojos de madera que ilumina el entorno. El diseño interior y la ejecución del proyecto estuvo a cargo del reconocido OLIK STUDIO, dirigido por las arquitectas Alejandra Hurtado, Andrea Hurtado y Daniela Molina. “Los materiales que predominan son el concreto la madera, la piedra y los azulejos”, explica.

Para sorpresa nuestra, Tres elefantes tiene su propio huerto de 100m2 con invernadero incluido, pues las plantas que cosechan son de clima tropical y muchas no hay en Guatemala. “Utilizamos las hierbas y los frutos en la prepar- ación de nuestros platillos, sobretodo en los de origen Tailandés”, continúa Joaquín, quien elaboró un menú en el que predominan los platos tailandeses e indios como el Papaya salad o el Sweet Charred Pork. “La mezcla de sabores es verdaderamente exquisito, por ejemplo, la sutiliza de la ensalada de papaya fusionada con la del fuerte sabor del cerdo es el balance perfecto…

La idea es que la experiencia sea un ver- dadero placer para el paladar”, explica el chef, aunque aclara que el restau- rante no es ninguna fusión de platos ni culturas, sino que cada platillo tiene su origen único. “Es muy importante ir al lugar de origen de cada plato, probar la comida, entender los ingredientes, leer e investigar cada receta para entender cuál es su esencia y hacerlo bien. Lo que más me gusta, además de complacer a los comensales, es emocionar sus corazones”, concluye.

Por cierto, el “Butter Chicken” o “Murgh Markhani”, de origen indio a base de ingredientes como curry, acompañado de arroz pulau y naan (pan indio), es el preferido del chef, ya que fue el primer plato que empezó a hacer y ha logrado perfeccionarlo.

Por Luz Elena Ramírez Porres

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply