El color prohibido

mayo 18, 2018

Con una agenda tan apretada como la que tuvimos el pasado 26 de abril, nos sentimos más que satisfechos de haber elegido la exposición del trabajo más reciente del artista Igal Permuth como uno de los eventos imperdibles de la noche.


La nueva propuesta de Permuth es, como siempre lo ha sido a lo largo de sus 25 años de trayectoria artística, resultado de una investigación sobre lo que él mismo define como un contrato social. “Aquí, al igual que en el resto del mundo, la sociedad nos pone ciertas etiquetas, nos impone una manera de ser”, explica el reconocido artista, quien ha tenido el privilegio de exponer su trabajo local e internacionalmente durante más de dos décadas. “Cada día uno se pone el traje y sale a la calle a cumplir con estándares de comportamiento que no siempre son libres ni inherentes a la persona”, agrega, mientras nos cuenta que últimamente disfruta mucho de organizar viajes que giran alrededor del arte.

El artista Igal Permuth, Amelia Weymann de Palacios y José Ángel del Valle de FUNBA.

A lo largo de estos años de trabajo, Permuth ha tenido el privilegio de trabajar a la par de artistas muy importantes, incluyendo al pintor, grabador, escultor, crítico de arte y ensayista Roberto Cabrera, fundador junto a Maco Quiroa y Elmar Rojas del grupo Vértebra en 1069, y de él aprendió la importancia de la investigación y de la cotidianidad como canal de inspiración. “Recolecto elementos infantiles… los relaciono con la ilusión que tienen los niños cuando aún no han sido domesticados por la sociedad, cuando aún se sienten totalmente libres”, continúa el artista, quien reunió 31 piezas en técnica mixta para la exposición llevada a cabo en la Galería del Hotel Intercontinental.

Permuth es reconocido en la escena artística por su fotografías intervenidas con distintas técnicas, como pintura con pasteles y acrílicos. “Lo que más me gusta de la colección es que siento que cualquiera puede darle una lectura personal, más allá de lo que haya inspirado la creación. Cualquier persona puede identificarse con una pieza y sacar de ella algo positivo, utilizarla como una ventana para sanar una herida”, concluye. Parte de los fondos de la venta de la obra serán destinados a FUNBA- Fundación para las Bellas Artes y la Cultura, cuyo agente cultural, José Ángel del Valle, fue el curador de la muestra- y su casa museo con más de 4 mil piezas de distintas épocas en La Antigua, Guatemala.

 

Fotografía de Gustavo Ralón

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply