El refugio danés del cisne y del huevo

junio 15, 2018

Un esbelto y majestuoso hotel de 22 pisos se luce sobre la capital de Dinamarca, Copenhague. El cinco estrellas fue diseñado por Arne Jacobsen, originalmente construido para Scandinavian Airlines System (SAS) y fue el primer hotel de diseño del mundo.

Considerado desde su construcción en 1958 como el “ícono danés”, el Radisson Blu Royal Hotel ha acaparado la atención de los escandinavos y sus turistas curiosos. Las miradas de todos, más allá del diseño arquitectónico, se postran siempre sobre la revolucionaria oferta inmobiliaria de las áreas comunes. Se trata de las sillas EggTM y SwanTM.

LA ESCALERA CURVA RECLAMA SU PROTAGONISMO, COMBINÁNDOSE CON TODO LO DISEÑADO ORIGINALMENTE POR JACOBSEN

MEDIA DÉCADA DE GLAMOUR

El Hotel cumple 58 años desde que abrió sus puertas por primera vez en 1960. Durante este medio siglo no ha estado exento de renovaciones. El último proyecto de modernización consistió en la remodelación de sus 259 habitaciones, el vestíbulo y las salas de reuniones, así como la introducción de un nuevo restaurante.

Los interiores se han modernizado pero sin perder el concepto original de Jacobsen.

Sin embargo, su peculiar colección inmobiliaria clásica con sillones como la “silla EggTM”, la “silla SwanTM” y la “silla DropTM”, se ha mantenido como el sello insignia del Radisson Blu Royal. Esto le ha ganado el calificativo de “Gesamtkunstwerk”, una expresión alemana que hace referencia a la combinación de varias formas de arte. Además, el hotel contiene todo tipo de diseños revolucionarios, desde los cubiertos en el restaurante hasta las perillas en el extremo del cordón de la cortina, así como la misma arquitectura.

LAS MÍTICAS SILLAS EGG, SWAN Y POT ENCANTAN A HUÉSPEDES Y VISITANTES.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply