Los Diseñadores del 2018: Espacios que nos hacen bien

junio 15, 2018

Conversamos con Jaime Malouf y con María del Carmen Pérez para conocer sus historias e indagar en los momentos clave de sus vidas, los que los llevaron a sentirse listos para competir con otras firmas arquitectónicas de renombre nacional e internacional y, más adelante, a ser reconocidos.

Jaime Malouf es licenciado en Economía y Finanzas por la Southern Methodist University, Dallas, Texas y licenciado en Arquitectura por la Universidad Francisco Marroquín. Hoy, con 31 años, el joven arquitecto encabeza Tzol Arquitectura como director creativo y diseñador de muebles. Malouf podrá agregar otro logro a su pesado currículum: se ha convertido en el ganador del reconocimiento a “Diseñador Junior 2018” por parte de la Asociación de Interiorismo de Guatemala (Asodi). Por su parte, María del Carmen Pérez es una arquitecta que encontró su vocación en el diseño de interiories, aunque no precisamente residencial. Actualmente, es la Coordinadora de Proyectos Comerciales de In Situ. Pérez, que desde niña se dedicaba a renovar los espacios de su casa, conoció en 2011 a Eric Ledoigt, se unió a su equipo, y siete años después pasó al frente de la ExpoGala 2018 para recibir por parte de la Asociación de Interiorismo de Guatemala (Asodi), el reconocimiento a “Diseñador Senior 2018”.

Acantos de Cayalá por In Situ

RH: ¿Por qué la Arquitectura y el Diseño?

JM: Desde niño sabía que quería ser arquitecto. Siempre he llevado la creatividad en la sangre, y el diseño es mi forma preferida de expresarlo. Soy muy respetuoso de la naturaleza y creo que haciendo arquitectura consciente puedo contribuir a regenerar el planeta de los daños que la humanidad le ha causado.

MCP: Estudié arquitectura y siempre me apasionó el poder que tiene el diseño de un espacio sobre el ser humano; cómo un color, una textura o un detalle pueden cambiar el estado de ánimo de una persona. Luego, conocer a Eric Ledoigt y el trabajo de In Situ me motivó más a dedicarme a esto al 100%, con In Situ he tenido la oportunidad de trabajar todo tipo de proyectos tanto en Guatemala como en el extranjero y al finalizar cada uno confirmo que no podría dedicarme a otra cosa.

AC Marriot por In Situ.

RH: ¿Qué significa esta distinción?

JM: Estoy super orgulloso y agradecido por el reconocimiento. Lo tomo como una forma de decir que estamos haciendo las cosas bien. A la vez es una inspiración para seguir creciendo profesionalmente.

MCP: Es una recompensa por el trabajo que desempeñamos día tras día, es una gran motivación para seguir haciendo las cosas bien, con pasión, con compromiso y entrega.

RH: ¿Cómo marca este premio a Tzol Arquitectura y a In Situ como firma?

JM: Por ser una firma bastante joven, percibo que ser elegidos como diseñadores del año nos ayuda a generar más confianza y aceptación con el público en general. Es una excelente manera de darnos a conocer y esperar que la gente y futuros clientes confíen en nosotros y el beneficio que el buen diseño puede traerle a sus espacios.

MCP: Es muy emocionante ver que tu trabajo es reconocido y eso se lo debo también a la confianza que me han dado Eric Ledoigt y Roberto Santa Cruz al hacerme parte de su equipo. Nos emociona de igual manera que se reconozca a In Situ con esta distinción, es un reconocimiento a los 15 años de trabajo.

Diseño por Tzol Arquitectura.

RH: ¿Cómo ven a la competencia?

JM: Mi mayor competencia es conmigo mismo. No me gusta repetir lo mismo en mis proyectos, repetir iluminación, materiales, colores. Es por eso que siempre estoy innovando y a la vanguardia de nuevas tecnologías, materiales y cosas disruptivas para generar un efecto wow. Eso en sí mismo hace que no tenga que ver a mi competencia como tal, pues tengo un estilo propio y me buscan por eso. Admiro mucho a los jóvenes arquitectos emprendedores de Guatemala y cultivo esas amistades. Siempre hay algo que aprender de los demás. Amo que existan diseñadores talentosos en Centroamérica, pues me inspiran a ser mejor y se eleva la barra del diseño en la región.

MCP: Vemos la competencia como un desafío, nos motiva a ser mejores, a no quedarnos con lo que sabemos y a estar en constante aprendizaje de nuevas tecnologías, técnicas, formas de trabajar. La competencia en Guatemala ha cambiado mucho en los últimos años, los diseñadores cada vez se especializan más, viajan más y por eso nos gusta mucho trabajar en equipo, intercambiar ideas y formas de trabajo, lo vemos más como un intercambio constructivo de ideas que como una competencia en sí.

Diseño por Tzol Arquitectura.

Por Juan Diego Godoy

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply