Residencias: Sin límites

junio 15, 2018

La firma brasileña de arquitectura, AMZ Arquitetos, diseñó esta casa caracterizada por una constante fusión entre el exterior y el interior. Es más, en la Casa Bélgica, la ausencia de paredes en el área social permite una vista completa y acceso directo al jardín.

Con un equipo dirigido por los arquitectos Adriana Zampieri y Pablo Alvarenga, la Casa Bélgica está ubicada en un área residencial muy verde de la ciudad de Sao Paulo, Brasil. El diseño de la residencia fue organizado en tres bloques con tres funciones muy específicas: servicio, descanso y placer. La idea fue apilar los bloques de manera que pudiera promoverse una integración ininterrumpida entre el exterior y el interior.

Mientras el área social, carente de paredes, permite una vista y acceso directo al jardín, puertas corredizas traslúcidas separan el bloque de servicio de la pérgola y la piscina. Cuando éstas puertas se abren, los cuartos de servicio, conformados por la cocina, el pantry y la zona de churrasquera, se extienden hacia el área social y el jardín, creando una continuidad que produce una especie de espacio expansivo.

El último bloque y tercer nivel de la residencia es el espacio de ocio, incluyendo un gimnasio que se abre a la terraza, en donde los residentes pueden disfrutar del sol mientras se observa el verde del vecindario que rodea la construcción.

Los espacios íntimos y de descanso se ubican en el bloque superior y están cubiertos por bisagras y paneles corredizos de madera de pino que se abren, de nuevo, para la contemplación del jardín y el techo verde sobre el bloque de servicio.

En la noche, la espectacular propiedad translúcida de los paneles producen el efecto contrario, permitiendo que la luz interior se filtre hacia el jardín.

Redacción por Revista HABITART

Fotografías por Maíra Acayaba

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply