Desde una taza hasta una casa

diciembre 19, 2018

Nos encantó la expresión de Bernardo Gómez-Pimienta cuando le preguntamos por la especialidad de su firma bgp Arquitectura. “La meta es no especializarse en algo específico, sino diseñar de todo”, dijo con una sonrisa durante la entrevista.


Y es que, como diseñador, Gómez Pimienta tiene en su trayectoria más de 100 objetos de estilo limpio y sobrio en producción, con el acero inoxidable como un elemento de uso recurrente. “Una mesa es como un puente, es una estructura, al dibujar pienso en los elementos mínimos que se necesitan para que se sostenga, para rigidizarla, de manera que ya no se le pueda sustraer nada”, comenta el arquitecto, quien presenta un gran cuidado en los detalles y acabados a la hora de crear.

BANCA MASARYK, 2014

Partiendo de una estructura básica, los soportes verticales que funcionan como patas y la superficie horizontal que sirve como asiento, se logra una banca que puede ser producida con o sin respaldo sin modificar ni el funcionamiento ni el proceso de producción básico de la pieza. Esta banca fue incluida en el proyecto de la Regeneración de la Av. Masaryk en 2014.

PARABUS DEL CORREDOR CERO EMISIONES, 2008

Para funcionar eficazmente las 24 horas del día, este parabús es a la vez luminario urbano. Abierto en sus lados, da seguridad visual a los usuarios y elimina las superficies de fácil acceso al vandalismo. La banca, formada por tubos redondos separados y ondulados ofrecen mayor capacidad estructural, no acumula agua ni polvo y evita que sea usada con otros fines. Una barra superior permite colocar la nomenclatura de la ruta.

BANCA SADAL, 2007 

Se recodificó la piedra como objeto ancestral para sentarse, de manera de generar una banca que se convierta en mobiliario urbano con la bondad de ser un diseño replicable, pudiendo colocarse de manera individual o en grupo El uso de concreto y la geometría irregular pero sencilla de la Banca Sadal satisfacen las premisas de diseño para un elemento de mobiliario con carácter urbano, que logra soportar las inclemencias del clima, o la posibilidad de vandalismo y proporcionar a todo tipo de usuario un alto grado de comodidad, a la vez que se mantiene agradable a la vista y adaptable a diferentes contextos.

TAZA EXPRESS, 1999 

Pensada para ser usada exclusivamente para café expreso, esta taza no permite ser llenada con más agua de la necesaria dejando sólo espacio para el posible uso de azúcar o leche en su consumo. El reducido tamaño de la pieza implicó concebir una agarradera funcional y adecuada a la proporción del resto del objeto.

MECEDORA MAGDA, 2014 

La mecedora es casi un mueble en extinción, su producción en los últimos 40 años está muy limitado. La Mecedora Magda se creó partiendo de una estructura con los mínimos elementos posibles, empleando una solera de acero inoxidable de 5 cm de ancho para obtener un objeto ligero y contundente. Las patas, el asiento, el respaldo y los descansabrazos se conforman a partir de una línea continua para generar los dos elementos laterales que se unen entre sí.

Tanto el asiento como el respaldo pueden ser tejidos con mimbre o plástico. El reto de esta mecedora fue lograr el punto de equilibrio, para que una vez que la persona se sienta en ella y apoya sus pies en la barra redonda colocada al frente, se produzca un movimiento equilibrado.

VASO BA, 2008 

Este vaso parte de entender el proceso de fabricación de estas piezas de cristal: para evitar costuras, se empleó un proceso de soplado a mano dentro de un molde giratorio que, sencillo y circular, resulta económico de fabricar. Las ondulaciones en su forma responden a necesidades ergonómicas y producen mayor rigidez con un de mínimo espesor. El éxito del objeto produjo la ampliación de esta serie para tener vasos para tequila, vino, agua y jaibol.

Redacción Revista Habitart

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply