La visita del genio

diciembre 27, 2018

Tuvimos el privilegio de conversar con Bernardo Gómez-Pimienta, el arquitecto mexicano que más reconocimientos ha recibido por su trayectoria, incluyendo el primer premio Mies Van der Rohe Latinoamericano en 1998. A finales de mes, durante un acto oficial en la Place des Vosges de París, el arquitecto ingresará a la Academia de Arquitectura de Francia, convirtiéndose una vez más en el único latinoamericano en recibir ese gran honor.


Dentro del marco del 4º. Congreso Nacional de Interiorismo, organizado por ASODI a finales de agosto, nos reunimos con quien sin duda puede considerarse el arquitecto vivo más importante de Latinoamérica. Además de ser nombrado Caballero de la Legión de Honor de la República Francesa, Bernardo Gómez-Pimienta ha recibido más de un centenar de galardones nacionales e internacionales, y la revista Time lo describió como responsable de la nueva imagen de México.

“Soy el único arquitecto de la familia, y creo que uno por familia es más que suficiente…”, dice con un humor discreto cuando le pregunto si creció en un ambiente que promoviera el arte o el gusto por el diseño. “No, éramos bastante normales, no hay nada muy destacable en mi infancia, pero si es verdad que a los diez o doce años ya tenía totalmente claro que lo mío era la arquitectura”, agrega, enfatizando en que desde entonces le llamaba mucho la atención el hecho de que las civilizaciones prehispánicas hubieran podido construir semejantes edificios.

Como en su familia no había ningún otro arquitecto, el papá de Gómez-Pimienta le consiguió, a través de unos astilleros ingleses con los que tenía una relación laboral, la oportunidad de pasar un año en Londres trabajando (gratis) para la constructora más grande de Europa.

GÓMEZ-PIMIENTA FUNDÓ EN 2003 BGP ARQUITECTURA, UN ESTUDIO MULTIDISCIPLINARIO DEDICADO A LA CREACIÓN Y LA INVESTIGACIÓN EN LA ARQUITECTURA Y EL DISEÑO. EL ESTUDIO DESARROLLA PROYECTOS DE DISTINTOS TIPOS Y ESCALAS.

“Sabía dibujar planos porque en el colegio podíamos elegir esa clase dentro del pensum de los últimos años, manejaba además el lenguaje técnico del campo y podía diseñar cortes, fachadas y cosas de esas, así que estuve dibujando planos de edificios hasta en Hong Kong”, recuerda el ahora doctor, quien después de terminar la licenciatura en su país, se fue a Columbia University, en Nueva York, para cursar la maestría en Science in Architecture and Building Design. “Un tiempo maravilloso porque tuve de maestros a personajes como Zaha Hadid o Eric Owen Moss… después regresé a México y me asocié con un conocido, con quien ganamos un concurso para hacer la sede de la Alianza Francesa”, continúa. 

Y así comenzó todo. En 2003, Gómez Pimienta se independiza y funda su firma bgp Arquitectura. Como él mismo explica, su especialización es no especializarse. “Desde una taza, hasta una casa. Diseñamos desde objetos como cucharas, cuchillos, vasos, sillas o mesas, hasta casas, oficinas y, por qué no, calles”, dice de nuevo con humor, sin pretensiones, auténtico, para luego contarme que, en efecto, uno de sus retos más demandantes fue la remodelación de la famosa calle Presidente Masaryk, sede de los locales más lujosos del DF, entre ellos, Hermés o Gucci.

“Está en Polanco, es la calle comercial más importante de América Latina y, sin embargo, hace tres años se encontraba en un estado lamentable. La calle en sí estaba abandonada, llena de hoyos, los autos podían subirse a la banqueta, y los restaurantes habían sacado toldos y lonas para extender sus espacios. Nadie podía ver las vitrinas”, cuenta Gómez- Pimienta.

De hecho, fueron los vecinos los que se organizaron para pedirle una propuesta de recuperación del trayecto de tres kilómetros, y solo después de recibirla por parte del arquitecto, se hizo un primer acercamiento con el delegado de la zona, y más adelante con el jefe de gobierno de la ciudad. “En el proceso levantamos la calle entera, rehicimos drenajes y quitamos los árboles muertos, 141 para ser exactos, reemplazándolos con nuevos”, continúa. El proyecto por supuesto contempló a la vez la remoción de todos los postes y sus respectivos cables, y la inclusión del cableado subterráneo. 

Aunque durante el año y medio que duró la primera fase del proyecto de remodelación, los negocios sufrieron mucho, la diferencia es tal hoy en día, que hasta gente de otros países llega con frecuencia para estudiar el caso y replicar el modelo. “Dejé los dos carriles de cada lado, pero un poco más estrechos para controlar la velocidad de los coches; las banquetas ya eran amplias, pero se ampliaron aún más y se construyeron en granito macizo.

Además, el equipo de bgp Arquitectura diseñó mobiliario urbano, puso nueva iluminación de bajo consumo y mejor efecto de luz, e instaló wi-fi. “Hace unos meses se quitaron los últimos postes, todo se reconectó por abajo, en realidad el mayor problema fueron las empresas de cable que no se querían bajar; finalmente dejamos instalaciones subterráneas para 17 cableras”, explica el arquitecto, que incluso, para lograr una circulación universal a lo largo de la calle, quitó todos los escalones que había.

Los vehículos también quedaron fuera y en las calles y avenidas aledañas se colocaron parquímetros, algo que ocasionó un efecto un tanto curioso: antes jamás había lugar en la zona, ahora se puede estacionar perfectamente y caminar hasta la calle Masaryk. “Es muy agradable el paseo, si lo recorres de ida y vuelta son seis kilómetros, así que es una buena caminata… y ahora que la vegetación creció y todo está en su lugar te das cuenta de lo que sumó a los comercios”, concluye.

Por Ana Isabel Villela Fotografías cortesía de bgp Arquitectura

EL DOCTOR BERNARDO GÓMEZ-PIMIENTA ES EL ARQUITECTO MEXICANO QUE MÁS RECONOCIMIENTOS HA RECIBIDO. FUE CONDECORADO COMO CABALLERO DE LA LEGIÓN DE HONOR DE LA REPÚBLICA FRANCESA Y HA SIDO RECONOCIDO COMO HONORARY FELLOW POR EL INSTITUTO AMERICANO DE ARQUITECTURA AIA Y POR EL REAL INSTITUTO DE ARQUITECTOS DE CANADÁ.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply