Guate es letras y fragmentos

octubre 16, 2019

Buscar, cortar, pegar, buscar, evaluar, volver a cortar y pegar. Para Javier Guevara la técnica se remonta a sus días de juegos e infancia. Como lo explica él, “crear siempre estuvo presente”.

Javier Guevara es un joven sonriente, amable e easy going. Su mamá solía escribir poemas y leerlos junto a él durante su infancia. Este primer acercamiento al arte no solo despertó la fibra creativa, sino que formó un vínculo inquebrantable entre ellos. “Estoy seguro que si ella no me hubiera comprado libros y enseñado sobre versos, nunca habría volcado mi atención al arte”, comenta.

Arquitecto de formación, Guevara inició en el collage sin siquiera saberlo. De pequeño fabricaba sus propios juguetes con papel y masking tape inspirándose en los dibujos animados que veía en la televisión. “La intención de crear siempre estuvo presente en mí, pero no fue hasta que terminé mi bachillerato que comencé a interesarme por la fotografía y empecé a escribir mis propios poemas”, recuerda y agrega que solo unos años después se aventuró en el collage.

Blando

A primera vista, su obra está cargada de sentimiento, forma, color y significado. A pesar de no tener un mentor o estudios especializados en la técnica, a medida que descubría más del collage construyó un estilo propio experimentando, a prueba y error. Al inicio trabajó de manera análoga. “En ese tiempo no estaba muy empapado del tema, entonces buscaba mis referencias en internet por lo que descubrí varios colectivos alrededor del mundo”, explica el artista. Conforme el paso del tiempo se interesó por la técnica digital, que consiste en la misma técnica de buscar las imágenes, hacer un borrador, recortar y unirlos, con la diferencia de tener un mayor grado de flexibilidad en cuanto al material y la forma.

“Collage poético” o “poesía visual” es la manera en la que Guevara define su arte. El proceso creativo parte siempre de una emoción o sentimiento. “Todos mis trabajos tienen una carga emocional que me gusta representar de forma visual. En algunos casos esta emoción se complementa con un poema”, añade el artista, quien vale la pena resaltar también es un poeta excepcional. “Me gusta darle un valor literario a mi trabajo, además del sentido estético.

 

Royals

Además esta es la primera expresión que descubrí, por eso trato de integrarla en cada una de las piezas que hago”, resalta.
Las composiciones del guatemalteco están construidas a base de piezas de arte de la edad media hasta el siglo XX, combinadas con elementos experimentales y conceptuales, para obtener un look clásico, reinterpretado por el artista. Respecto a si su trabajo es o no una expresión artística, Guevara reconoce que a primera vista puede parecer que puede parecer algo sencillo, pero en realidad es un proceso creativo que culmina en una composición completamente nueva.

A pesar de tener una corta carrera, el artista ha participado en algunas exposiciones nacionales y ha sido publicado en medios internacionales, como el Annual 2016 del Collage Collective, donde apareció junto a Astrid Torres y Álvaro Sánchez.

Pangea

Blacklist

 

 

Ese mismo año presentó su obra en Deliria, una exposición del colectivo Arte Vaho. Al año siguiente participó en dos exposiciones, una de ellas junto al artista Emiliano Manuel. En cuanto al futuro, Guevara lo espera con ansias. ¿En tres palabras? Collage, arquitectura y poesía. El año pasado escribió su primer poemario, el cual espera publicar de la mano de una editorial. “Como arquitecto quiero trabajar y diseñar desde el aspecto artístico de la disciplina, con un sentido poético más allá de lo funcional”, reflexiona y agrega que espera expandir esta filosofía para que la persona pueda aprender a apreciar, de manera más sentimental, la forma de habitar un espacio.

Por Anna Lucía Rodas Ibarra.

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply